domingo, 11 de mayo de 2008

Supermáquinas y el "gran hermano".


Un profesor especialista en cibernética se ha hecho instalar un chip en el sistema nervioso de su brazo izquierdo para conocer las sensaciones eléctricas que su cuerpo comunicaba al ordenador.
Tras comprobar que el chip era inocuo para su salud física ( y mental, supongo) se le fue implantado el chip a su esposa. Ambos se conectaron a un ordenador donde se reflejaban sus sensaciones de hambre, cansancio, cariño y lujuria. Sus sentimientos quedaban reflejados primero en la pantalla y luego en el organismo del cónyuge.
El ordenador, mientras tanto, iba almacenando todos esos impulsos emotivos e incluso era capaz de enviar esas señales a otro sujeto en cualquier momento.

Este tema da que pensar. Imaginaos que los ordenadores a los cuales nos conectamos vayan aprendiendo y aprehendiendo todas nuestras sensaciones y sentimientos, hasta convertirse en un superyo que nunca muriese y con un gran bagaje de conocimiento. Esta supermáquina podría formase su propia personalidad con sus propios sentimientos e incluso pudiera llegar a hacernos sentir.


Este tema aparecía planteado en la película" 2001,Una odisea del espacio", con guión escrito por el propio director del film, Stanley Kubrikc y por Arthur C. Clarke , y en un pequeño relato de Asimov, sobre un superordenador que llegaba a inmolarse cansado de conocer de antemano muchos destinos humanos.


Se podría plantear otra posibilidad, que todos los gobiernos o un único supragobierno futuro decidiera insertar a todos los seres humanos un chip de control. De esta manera, sería pausible conocer los sentimientos y necesidades de cada ser en todo momento y tener un control de todas las reacciones y actos humanos por parte del "gran hermano".

---"Alan Parsons" en directo. Noche mágica en Madrid. De su proyecto, "Yo, robot"




"I am the eye in the sky
Looking at you
I can read your mind
I am the maker of rules
Dealing with fools
I can cheat you blind
And I don’t need to see any more
To know that
I can read your mind, I can read your mind".


4 comentarios:

Davinia dijo...

Pienso como Juan, eso y mucho más, que no nos cuentan..., ya existe.

La ciencia, como todo
se puede usar de mil modos.
Para proguesar y salvar vidas
o para adueñarte de ellas y eliminarlas cuando no te sirvan ya

(...)

Espero que investiguen enfermedades a las que no hacen ni puñetero caso porque ninguno de los "grandes" padece de ellas...

Besos y abrazos desde hacia todos los lados desde el Mediterráneo, hoy soleado.

Isoba dijo...

Aquí estoy. No creerías que me olvidaría de nuestro trato. Yo te creé; eres mi obra y, por mucho que te escondas, bien sabes que siempre te encontraría.

-Dame un tiempo más, algo más. Sólo te pido eso. Deseo ser humano como tú.

-No. El plazo ha acabado. Un pacto es un pacto. Debo destruirte.

Microcuento mío.

Davinia dijo...

Me gustó Matrix, no recuerdo si he visto las tres...

Sobrevivirá tu robot y se convertirá en humano? Me gustan los finales abiertos que dejas con posibilidades múltiples...

Besos y abrazos soleados para todos los lados.

Davinia dijo...

Coincido contigo, me encantó Blade Runner, es una obra maestra tanto en la temática muy adelantada para la época en que se rodó como en los efectos especiales.

No entiendo como tuvo en principio tan poca aceptación, sobre todo en Estados Unidos, aunque no es de extrañar con estos yankis nunca se acierta.

Besos para Aranjuez y Madrid.