miércoles, 9 de diciembre de 2009

Hoy he vuelto a verle.

Hoy he vuelto a verle, y huí para que no nos encontrásemos.
Cómo había cambiado y cuánto engaña el recuerdo.

6 comentarios:

Luis Antonio dijo...

Los recuerdos y el tiempo tienden a dulcificar lo recordado y la realidad los coloca en su sitio....

Antonio Martín dijo...

Bueno, Maite, como bien dice Luis Antonio, la memoria tiende a dorar los recuerdos, sobre todo si están unidos a buenas experiencias... Pero eso no quiere decir que nos engañe, sino que resalta los buenos momentos vividos en el pasado, y pone el brillo que entonces tenían nuestros sentimientos.
Quizá de lejos te pareció distinto, pero puede que una mayor proximidad te hubiera devuelto aquella antigua mirada.

Un saludo.

Dr.Krapp dijo...

Todo sea para bien y para ahorrarse disgustos.

Antonio Martín dijo...

Te aconsejo, Maite, que cambies de explorador. El Safari puede que sea bueno, pero también da problemas. Yo tengo el IE 8 y me va bastante bien.

Saludos.

Isoba (Maite) dijo...

Gracias por vuestros comentarios.

Gracias, Antonio por el consejo sobre el explorador.

Panurgo dijo...

Los recuerdos... es bueno mantenerlos, porque son parte de nosotros, pero hay que mantenerlos "a raya" para que no nos traicionen. Por eso, aunque a veces es duro, está bien que exista alguna conexión entre el pasado y el presente para recolocarlo todo en su sitio...