jueves, 17 de abril de 2008

Pigmalión.

Pigmalión era un escultor , además de sacerdote y rey sabio y bondadoso, (vamos,un chico completo, pero con un defecto, no le gustaban las mujeres) que vivía en la isla de Creta. Un día, modeló una estatua tan bella, a la que denominó Galatea, que se enamoró de ella y rogó al cielo que le diera vida y sensibilidad. Era para él el cúlmen de la perfección femenina.

"Dioses soberanos-exclamaba,- si es verdad que vuestro poder no tiene límites, haced que de una criatura adorable, pueda yo hacer mi esposa!".
(qué manía con casarla tenía el misógino escultor cretense)

Al acabar esta invocación se acerca a la estatua y le parece que tiene ya movimiento; pálpala con sus manos y siente como si el mármol se reblandeciese. Asombrado ante tal prodigio no se atreve a entregarse a la alegría que le domina. Pálpala una y otra vez y la siente menos fría; la sangre circula ya por sus venas. Apríétale la mano y posa en ella sus labios. No era ya una estatua:ella puede verle y oírle, baja de su pedestal y se dirige a él. La felicidad de Pigmalión no es ya un sueño: es la más dulce y la más querida de las realidades.


Se casaron, comieron perdices y tuvieron un hijo. ( Creo que la estatua hubiera sido siendo el cúlmen de la perfección y de la belleza no habiendo bajado del pedestal).

Siglos después, el escritor irlandés George Bernard Shaw, inspirándose en este mito recogido previamente por Ovidio en sus Metamorfosis, realiza la trama de una obra de teatro a la que tituló" Pigmalión". Obra con gran encanto por el humor con que trata a los personajes y a la sociedad de su época.
Galatea pasa a ser una humilde y ordinaria vendedora de flores, Eliza Doolittle, y Pigmalión es el profesor Higgins, quien por una apuesta con un cierto coronel de su británica majestad intentará convertir a la ordinaria Eliza en una dama refinada. La chica le abandona.
Con el séptimo arte, la obra de Shaw fue adaptada para la gran pantalla en "Pigmalión", de 1938. Unos treinta años después, se llevó de nuevo el mito al cine como "My fair lady", basada en un comedia musical. Con final feliz, que para eso los productores soltaban la pasta y no era cuestión de que la chica se largase y dejase al profe de lingüística a dos velas.


¡Qué gran musical! Ocho óscares, tres globos de oro, entre otros premios.

¡ Qué actores! Rex Harrison, Audrey Hepburn.

Puntualizo: sólo para amantes del cien musical.


Hay más pelis sobre este mito: "Educando a Rita" por ejemplo, (la chica también se va) o la más reciente, "Pretty Woman": comedia romántica, rosa, rosa, rosa. Todo un éxito comercial... para algo infumable. Sin más comentarios para la Pretty. Salvables, sólos los actores, y el temazo de Roy Orbison.
Y sin olvidarnos de "Barbarella" o de la creación robótica de "Metrópolis", cuyo germen se encuentra en el cuento de Villiers La mujer futura", o los replicantes de "Bladerunner" o los cyborg de "Matrix", pero, my friends, esto merece tema aparte.


"Pigmalión" De Augusto Monterroso.

En la antigua Grecia existió hace mucho tiempo un poeta llamado Pigmalión que se dedicaba a construir estatuas tan perfectas que sólo les faltaba hablar.
Una vez terminadas, él les enseñaba muchas de las cosas que sabía: literatura en general, poesía en particular, un poco de política, otro poco de música y, en fin, algo de hacer bromas y chistes y salir adelante en cualquier conversación.

Cuando el poeta juzgaba que ya estaban preparadas, las contemplaba satisfecho durante unos minutos y como quien no quiere la cosa, sin ordenárselo ni nada, las hacía hablar.

Desde ese instante las estatuas se vestían y se iban a la calle y en la calle o en la casa hablaban sin parar de cuanto hay.

El poeta se complacía en su obra y las dejaba hacer, y cuando venían visitas se callaba discretamente (lo cual le servía de alivio) mientras su estatua entretenía a todos, a veces a costa del poeta mismo, con las anécdotas más graciosas.

Lo bueno era que llegaba un momento en que las estatuas, como suele suceder, se creían mejores que su creador, y comenzaban a maldecir de él.

Discurrían que si ya sabían hablar, ahora sólo les faltaba volar, y empezaban a hacer ensayos con toda clase de alas, inclusive las de cera, desprestigiadas hacía poco en una aventura infortunada.

En ocasiones realizaban un verdadero esfuerzo, se ponían rojas, y lograban elevarse dos o tres centímetros, altura que, por supuesto, las mareaba, pues no estaban hechas para ella.

Algunas, arrepentidas, desistían de esto y volvían a conformarse con poder hablar y marear a los demás.

Otras, tercas, persistían en su afán, y los griegos que pasaban por allí las imaginaban locas al verlas dar continuamente aquellos saltitos que ellas consideraban vuelo.

Otras más concluían que el poeta era el causante de todos sus males, saltaran o simplemente hablaran, y trataban de sacarle los ojos.


"Quise crear". Microcuento propio.

Pasé un tiempo de mi vida luchando por una ilusión o más bien -debería decir- por una quimera que se me escapó de las manos. Forcejeé contra las fuerzas de un destino imparable que acabó por lanzarme al pabellón de los olvidados. Porque quise ser como Pigmalión para crear la estatua más bella y darla vida y fuego.

La vida y el fuego se apagaron y Galatea huyó de mí, su creador. Ahora, ella me odia.

6 comentarios:

Davinia dijo...

Impresionante!!!

Observo que la has continuado..., a ver si me quedo con algo de lo que tan optimamente narras... Lo que no sabía es que "Pretty Woman", esa peli que nos enamora cada vez que la ponen en pantalla - hace una semana me la tragué de nuevo -, era una de las obras basadas en este mito.

Besos para todos, acaba de parar de llover, nos ha durado poco la alegría.

Isoba dijo...

Pillina, por Richard Gere......

O sobre una Cenicienta moderna o lumi de compañía de alto standing que tras conoce en una cita a todo un metrosexual. Bajo su atenta mirada y enseñanzas, llega a ser toda una señorita pija.

Besos.

Davinia dijo...

Je je je, pues si, Richard Geere es todo un "artista"pero Julia Toberts también me gustó mucho...

Esa que cuentas de la Cenicienta moderna ¿cómo se titula?

Besos por doquier.

Isoba dijo...

Ahhhhhh!!!!! La peli se titula:

"Pretty woman".


Hay que preparar algo para el día 25 de abril: día del orgullo friki.

Isoba dijo...

Dos seres que son uno; dos contrarios que son armoniosos y son lo mismo... siempre que se den cuenta de ello

Davinia dijo...

Actualmente se denomina Pigmaliones (Mecenas) a las personas que apoyan ecónomicamente a creadores de cualquier rama del arte.

Pienso que en psicología se utiliza el personaje de Pigmalión para definir la personalidad del hombre-mujer que quiere convertir a su pareja en algo que no es, en su ideal de perfección.

Besos mojados para todos los lados.